Algunos hábitos considerados vicios podrían ser beneficiosos

Carlos Santana lanza su propia cepa de marihuana a los 72 años
16 enero, 2020
Comienza la era Setién en el Barça y un estelar Real Madrid-Sevilla
16 enero, 2020
Mostrar todo

Algunos hábitos considerados vicios podrían ser beneficiosos

Algunos hábitos que aprendemos desde pequeños son considerados inadecuados, quizás por la presión de la sociedad o la de nuestros padres, constantemente se nos adiestra para que hagamos ciertas cosas, como reducir el uso de lenguaje obsceno o el consumo de alcohol. Pero la verdad es que algunos de nuestros llamados “vicios” realmente pueden agregar un valor increíble a nuestras vidas.

Tal y como dice el dicho: «Todo es según el cristal con que se mire». . El portal yahoo.com nos devela, cómo conductas que podrían considerarse dañinas en tu vida, pueden volverse fortalezas.

Es probable que los siguientes hábitos y sus consecuentes beneficios dependan del lugar y la ocasión en donde se ejecutan. En otras oportunidades hemos expuesto acerca de los hábitos saludables, esta vez lo veremos desde otro punto de vista.

1. Decir groserías

Sean cuales sean sus creencias sobre las palabrotas, resulta que decir un par de improperios de vez en cuando puede beneficiarte. De acuerdo con investigaciones recientes, la maldición tiene una serie de funciones valiosas. Para empezar, las palabras groseras, especialmente las palabras como “chingado” o “mierda”, que son muy versátiles, pueden agregar un énfasis y una emoción increíbles a su manera de hablar e incluso a escribir, lo que te ayuda fijar un punto o una idea.

Maldecir es también un gran alivio del estrés: un estudio mostró que las personas que malhabladas tienen una tolerancia al dolor significativamente mayor que aquellas que no dicen groserías.

2. Dormir tarde los fines de semana

Si bien desde hace mucho tiempo se aconseja despertar a un tiempo constante entre semana y los días de descanso, resulta que no es del todo cierto. Hallazgos publicados en la revista Sleep estudiaron los patrones de sueño de 43,000 personas y llegaron a la conclusión de que las personas que tenían un promedio de cinco a ocho horas de sueño por la noche tenían tasas de mortalidad más bajas que las durmieron menos. Por lo tanto, si eres de los que trabajan hasta tarde y se despiertan temprano (y solo pudiendo dormir menos de cinco horas los días de semana) no te preocupes,
puedes aumentar tu promedio durmiendo los sábados y domingos.

3. Beber (con moderación)

No hay necesidad de sentirse culpable cuando disfrutas de una copa de vino o dos después de un largo día de trabajo. De hecho, algunas bebidas ligeras a moderadas tienen una serie de beneficios. En los últimos años, ha surgido una gran cantidad de investigaciones para descubrir que el alcohol de vez en cuando puede ayudarte a pensar con más claridad, estimular tu memoria, reducir el estrés e incluso aminorar el riesgo de ciertas enfermedades, incluidas las cardíacas, la diabetes y la demencia. No te damos la luz verde para ir y perderte en un bar, pero una bebida o dos aquí y allá en realidad pueden ayudarte.

4. Ser inquieto

Muchos de nosotros tenemos problemas para permanecer quietos durante cinco minutos. No obstante, ser inquieto puede ser algo bueno, especialmente si estás sentado en un escritorio todo el día. Un estudio de 2016 comparó a las personas sentadas, algunas de las cuales jugaron con los pies y otras que se quedaron quietas. ¿El resultado? Aquellos que se inquietaron tenían un flujo sanguíneo y estimulación significativamente más altos. No solo eso, sino que quienes se mueven mucho típicamente queman 350 calorías adicionales al día en comparación con aquellos que no lo hacen.

5. Soñar despierto

No son solo los niños los que sueñan despiertos, sino que incluso a medida que crecemos, es un hábito que nunca perdemos por completo. Y eso no es tan malo. A lo largo de los años, especialistas en terapias personales, recomiendan que soñar despierto en realidad puede ayudarte a ser más creativo, productivo y motivado. ¿Por qué? Soñar despierto puede ayudar a activar ciertas áreas del cerebro que normalmente están fuera de nuestro alcance.

Sin embargo, ciertos tipos de ensoñaciones pueden ser más beneficiosos que otros. Por ejemplo, es importante que los soñadores tengan cierto nivel de realismo porque los sueños diurnos que son demasiado extravagantes y basados en la fantasía pueden llevar a la decepción. Por otro lado, soñar despierto con un aspecto realista puede ayudar a motivar a las personas a alcanzar sus metas y perseguir sus pasiones.

6. Dormir desnudo

Si te sientes cómodo con ello, una buena costumbre es dormir desnudo porque tiene una gran cantidad de beneficios para la salud. Para empezar, puede ayudar a regular la temperatura de tu cuerpo porque cuando usas ropa por la noche, puedes sobrecalentarte y eso puede interrumpir el sueño. Mantenerse fresco por la noche también ayuda a aumentar su metabolismo porque tu cuerpo tiene que trabajar para generar más calor. Al estar más fresco por la noche dormirás mejor, lo que a su vez también reducirá tus niveles de estrés porque cuanto más duermes, más disminuye el cortisol , lo que te ayuda a recuperarte del estrés del día.

7. Hablar solo

Aunque parezca una locura, hablar contigo mismo puede ayudarte a resolver problemas, pensar con claridad y reducir el estrés. cuando una persona busca algo y habla en voz alta, podrá visualizar mejor el objeto, lo que a su vez les ayuda a detectarlo mejor.

También resulta que es aún más beneficioso hablar contigo mismo en tercera persona, cuando las personas dicen sus propios nombres mientras hablan consigo mismas, pueden pensar con mayor claridad y regular mejor sus emociones porque les hace pensar desde una perspectiva diferente y separarse de una situación.

8. Quejarse (sobre las cosas correctas)

Quejarse constantemente puede molestar a las personas que te rodean, pero desahogarse de vez en cuando es algo bueno, especialmente si es algo importante. A nadie le gustan las personas deprimentes que constantemente se quejan de los pequeños desafíos de la vida, como perder el autobús o ponerse la camiseta al revés, pero una investigación muestra que hay una manera estratégica de quejarse. Un estudio de 2014 reveló que las personas que protestan con la esperanza de lograr ciertos resultados eran más felices que las personas que se molestaban simplemente por el hecho de hacerlo. Por lo tanto, está perfectamente bien lamentarse, pero solo cuando tiene un propósito, es relevante si es con las personas correctas.

9. Masticar chicle

Si necesitas concentrarte, saca un paquete de chicles preferiblemente de los que no contienen azúcar, el chicle ayuda a las personas a permanecer concentradas durante largos períodos de tiempo. Un estudio observó un grupo de 38 individuos, la mitad que masticaba chicle y la otra mitad que no, mientras realizaban tareas de memoria, como escuchar números específicos y repetirlos. La prueba requirió múltiples etapas, y al final descubrió que las personas que masticaban chicle tenían un desempeño sustancialmente mejor que quienes no lo hicieron. Resulta que masticar chicle es bueno tanto para el enfoque como para la memoria.

10. Comer chocolate

Si acaso eres amante del chocolate, ¡Alégrate! Esta es para ti. No hay necesidad de sentirse culpable al permitirse el chocolate, ya sea oscuro, con leche o incluso blanco, las personas que comen chocolate son menos propensas a las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. Si bien han descubierto que el chocolate no tiene ningún efecto en la insuficiencia cardíaca, también que los «niveles más altos de consumo de chocolate se asociaron con una reducción del 37% en accidentes cerebrovasculares».

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email