Conoce estas posiciones sexuales con nombres de países
8 diciembre, 2018
Estas son las 5 formas de morir durante el sexo
8 diciembre, 2018
Mostrar todo

Mitos sobre el BDSM

La práctica sexual del BDSM –siglas de Bondage, Disciplina, Dominación y Sumisión, Sadismo y Masoquismo- es una de las más desconocidas y a la vez más criticadas. Son muchos los interrogantes que la rodean y mucha gente aun lo asocia a prácticas oscuras.

Una de las falsas creencias más extendida es la que establece roles fijos según el sexo de cada participante, otorgando siempre al hombre el papel de dominante y relegando a la mujer al rol de sumisa. En realidad, los roles no se reparten según el sexo sino según las preferencias sexuales de los participantes.

Como recuerda el responsable de comunicación de LELO en España, Alberto Gooding, “el BDSM es una forma alternativa de obtener placer tan válida como cualquier otra, a pesar del oscurantismo, incertidumbre y falsedad que lo rodea”, así que celebra el Día Internacional del BDSM y desmonta los mitos.

En España, según datos de Lelo, una de las marcas de juguetes eróticos más prestigiosas, el perfil de practicante de BDSM es una mujer de unos 35 años de edad, aunque “el temor a no ser aceptado por el entorno y la dificultad de explicar de manera correcta en qué consisten este tipo de prácticas” complican un registro más exacto.

Obras como la trilogía 50 Sombras de Grey han ayudado mucho a dar a conocer esta práctica sexual pero, a pesar de haber provocado un aumento de hasta el 50% en las ventas de juguetes eróticos de BDSM, la mayoría de escenas recreadas levantan falsas expectativas y mitos erróneos.

Lo practican personas “desviadas”

Hasta la RAE define el sadomasoquismo como una “perversión sexual” que habla de “humillación y dolor”, pero la realidad es muy distinta. Según el prestigioso Journal of Sexual Medicine, las personas que lo practican no sufren ningún tipo de enfermedad mental o trauma psicológico.

Es una práctica abusiva y destructiva

Pocas personas ajenas a este mundo conocen la importancia de las siglas SSC (Seguro, Sensato y Consentido), que implica que nadie abusa de nadie. Todas las prácticas se consensúan y para evitar cualquier problema se establece un código de seguridad –generalmente una palabra- que garantice que nadie haga nada que no quiera.

Implica una sumisión en todas las facetas de la vida

Al igual que en un juego de rol, esta práctica se limita únicamente a la práctica sexual. Las relaciones de sumisión y dominación se limitan a los juegos de alcoba y nadie ejerce control sobre las otras facetas de la vida de su compañero o compañera de cama.

El hombre siempre es el dominante

Una de las falsas creencias más extendida es la que establece roles fijos según el sexo de cada participante, otorgando siempre al hombre el papel de dominante y relegando a la mujer al rol de sumisa. En realidad, los roles no se reparten según el sexo sino según las preferencias sexuales de los participantes.

Como recuerda el responsable de comunicación de LELO en España, Alberto Gooding, “el BDSM es una forma alternativa de obtener placer tan válida como cualquier otra, a pesar del oscurantismo, incertidumbre y falsedad que lo rodea”, así que celebra el Día Internacional del BDSM y desmonta los mitos.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email