Hoy Tiene Un Rostro Nuevo Gracias A Un Trasplante

La tendencia de los hombres golpea a la industria del afeitado
23 agosto, 2018
Esta niña de tres años superó coeficiente intelectual de Albert Einstein
23 agosto, 2018
Mostrar todo

Hoy Tiene Un Rostro Nuevo Gracias A Un Trasplante

Katie Stubblefield recibió un trasplante luego de que intentó suicidarse a los 18 años con una escopeta. Ella sobrevivió pero el disparo la dejó prácticamente ciega y le destrozó la cara por completo: se quedó sin nariz, sin mandíbula, sin boca y sin parte de la frente.

 

Tres años después la joven se ha convertido en  la receptora de trasplante de cara más joven en la historia de Estados Unidos, reseñó CNN.

 

La revista National Geographic ha documentado todo el proceso a través de duras fotografías e, igualmente duros pero también esperanzadores, testimonios.

Katie estuvo en lista de espera más de un año, hasta que llegó una donante compatible.

 

Se trataba de Adrea Schneider, una mujer de 31 años que había muerto recientemente. Su abuela decidió donar la cara de Adrea a Katie.

 

Durante todo el proceso los padres de Katie fueron su gran pilar. Aprendieron todo lo que pudieron sobre trasplantes, procedimientos médicos, medicamentos y numerosos tipos de terapia física.

 

Sus vidas cambiaron por completo. Aprendieron a administrarle medicamentos a través de un tubo para llegar al estómago. Se convirtieron en guerreros para luchar por su hija.

 

En esa imagen habían pasado ocho meses y 23 días desde que Katie recibiera el trasplante de cara. La operación se realizó en 2017 en la Cleveland Clinic (Ohio): los médicos tardaron más de 31 horas

 

Ahora National Geographic ha publicado la historia al completo: «Las imágenes de este artículo son duras. Pero si te pedimos que nos acompañes en el extraordinario viaje de una joven que se sometió a un trasplante facial, es porque revela algo profundo sobre nuestra humanidad”

 

Nuestro rostro expresa quiénes somos, mostrando miles de emociones. Es nuestra puerta al mundo sensorial, lo que nos permite ver, oler, gustar, oír y sentir la brisa.

 

¿Somos nuestro rostro? Katie Stubblefield perdió el suyo a los 18 años. A los 21, los médicos le dieron uno nuevo.

 

Esta historia habla de traumas, identidades, resiliencia, devoción y milagros médicos increíbles.

 

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email