Receta de Magdalenas clásicas, Paso a paso

Estos son los signos que no se miden al momento de gastar
8 Abril, 2019
Por un ojo hinchado descubren 4 abejas alimentándose de sus lágrimas
12 Abril, 2019
Mostrar todo

Receta de Magdalenas clásicas, Paso a paso

Un postre clásico y súper delicioso que te encantará, así son estas Magdalenas clásicas, con las que podrás deleitar a todos en casa.

De seguro te acompañarán en más de un desayuno o merienda porque, además de ser súper fáciles de preparar, su sabor es espectacular ¡son como las de toda la vida! Y la miga que tienen… Uff, más esponjosa no puede ser ¡hasta hace ruidito cuando las abres!

Ingredientes

(para 12 unidades)

– 2 huevos medianos y 1 pequeño
– 125 gr. de azúcar
– 125 ml. de aceite de oliva suave
– 125 gr. de harina
– 1 sobre de levadura Royal (16 gr.)
– Ralladura de 1/2 limón

Preparación

– En un bol o con la ayuda de una batidora eléctrica bate los tres huevos un par de minutos y añade el azúcar. Bate hasta que se integren bien los dos ingredientes y la masa blanquee.

– Añade la ralladura de limón y bate unos 5 minutos más. Continúa con el aceite y sigue batiendo unos 3 minutos más.

-Sobre el bol de la masa añade la harina y la levadura tamizadas y mézclalo con movimientos envolventes utilizando una espátula o lengua.

– Cuando ya estén todos los ingredientes bien mezclados, deja que la masa repose como mínimo una hora en el frigorífico.

– Una vez que la masa haya reposado, sácala del frigorífico, remuévela con cuidado utilizando la espátula y distribuye la masa entre los moldes, rellenando solo las 3/4 partes de cada uno. Deja que reposen otros 10 minutos en el frigorífico.

– Pon a precalentar el horno a 230ºC, calor arriba y abajo.

– Espolvorea un poco de azúcar por encima y mantén la bandeja en el frigorífico hasta que se caliente el horno.

– Hornéalas durante 12-14 minutos hasta que tengan un tono dorado. Puedes pincharla con un palillo y si éste sale limpio, las magdalenas ya estarán listas.

Déjalas un par de minutos en la bandeja y luego pásalas a una rejilla para que se acaben de enfriar.

Si quieres que se conserven bien, guárdalas en una caja de lata.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+