Las fantasías sexuales más recurrentes

Este entrenamiento te hará tener un sexo increíble
9 Febrero, 2019
San Valentin Tienes Pareja
9 Febrero, 2019
Mostrar todo

Las fantasías sexuales más recurrentes

En el pasado fueron tabú, pero hoy en día las fantasías sexuales están mucho más aceptadas. ¿La razón? Además de participar en el equilibrio psíquico, alimentan el deseo, intensifican el placer y son el vector para lograr una sexualidad más abierta y desarrollada.

UNA FANTASÍA ES UNA REPRESENTACIÓN IMAGINARIA DE LOS DESEOS CONSCIENTES O INCONSCIENTES. LAS FANTASÍAS NACEN DE LA SUMA DE NUESTRAS VIVENCIAS Y NUESTRA IMAGINACIÓN, Y SON UN EJERCICIO DE LA MENTE PERSONAL QUE PUEDE QUEDAR EXCLUSIVAMENTE EN ESO, O QUE BIEN SE PUEDEN INTENTAR CUMPLIR, COMO ES EL CASO DE LAS FANTASÍAS SEXUALES.

Las hay de muchos tipos y se pueden cumplir de muchas formas diferentes. Algunas no van más allá de probar alguna postura nueva en la cama y otras, en cambio, son mucho más complejas y difíciles de alcanzar.

¿Quién tiene fantasías sexuales?

Todo el mundo tiene fantasías sexuales, a todas las edades, de manera consciente o inconsciente y de forma explícita o implícita. Fantasear es algo común al ser humano, independientemente del sexo. Las mujeres tienen tantas fantasías sexuales como los hombres, con la única diferencia de que ellos tienen menos pudor y suelen hablar de ellas con mucha más facilidad y naturalidad. Las fantasías son fascinantes y completamente normales (de hecho significan una buena salud psíquica), y sirven para desconectar la mente de los problemas cotidianos y para subsanar algunas imperfecciones de la vida real.

Las fantasías se encuentran en el límite entre el sueño y lo real, los impulsos y las prohibiciones, y, como una vía de escape, nos llevan al camino de la evasión. Además, las fantasías tienen un poder afrodisíaco que puede aumentar el deseo sexual y la excitación.

Psiquiatras y sexólogos están de acuerdo en definir dos tipos: las “creativas”, que tienen como objetivo enriquecer una relación sexual y despertar el deseo y las “anheladas”, que hacen referencia a cosas que te gustaría que pasaran.

También existen fantasías sexuales que pueden llegar a ser perturbadoras, como soñar con una violación, aunque éstas parecen crearse a partir de temores y miedos.

Otras de las más comunes hoy en día son aquellas de sumisión y dominación (BDSM), que tan de moda se han puesto gracias a libros como Cincuenta Sombras de Grey.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+