Fantasías sexuales para desarrollar el erotismo

¿Y si tienes sexo con tu mejor amigo?
5 Enero, 2019
¿Necesitas desintoxicar tu cuerpo? Estos síntomas lo indican
5 Enero, 2019
Mostrar todo

Fantasías sexuales para desarrollar el erotismo

Las fantasías sexuales son elaboraciones de nuestra imaginación con contenidos eróticos que pueden ser controlados. Todo lo que allí ocurre está bajo nuestro dominio, y se puede ejercer en ella el rol con el que ese momento te sientas más sexy: activx, pasivx, ingenux, exhibicionista, voyeurista, etc.

Las fantasías sexuales ayudan a mejorar la autoestima y el atractivo personal. Activan el deseo e incrementan el interés por la sexualidad, contribuyen a aumentar el placer durante el sexo real, si se usan en ese momento, disminuyen el estrés y potencian la capacidad orgásmica.

Pero, ¿qué pasa con esas mujeres y hombres que por diferentes motivos tienen adormecido este interesante recurso para disfrutar más de la sexualidad? Es muy común que por rutina y las obligaciones se deje de fantasear, se le reste importancia y no se le dedique tiempo a disfrutar de la imaginación. En esos casos, puede ser de ayuda buscar en la memoria recuerdos agradables del pasado y experiencias sexuales positivas, o acudir a fuentes prefabricadas: literatura erótica, películas, etc.  Puedes enriquecer las fantasías con detalles, personajes, historias en fin. Incluir elementos que sean excitantes para cada quien y usarlos en el momento que se necesite.

¿Disfrutarlas en solitario o con la pareja?

Compartir una fantasía sexual es una decisión personal y no tiene que ser revelada si no se desea, pues quizá la persona que reciba el mensaje pueda estar muy receptiva o, en otro escenario, no entienda su contenido y lo critique. Una vez que se revela la fantasía, no hay control en la reacción de la otra persona.

Compartir una fantasía sexual con la pareja no significa que deba cumplirse y si ese es el objetivo, hay que recordar que en la fantasía todo se puede manipular para el propio beneficio; la realidad es diferente y en ese caso debe haber reglas claras sobre lo que ocurrirá. Al momento de conversar sobre la fantasía, se requiere de comunicación asertiva, empatía y escucha activa.

Si se comparte una fantasía y la pareja es receptiva, es una forma de educarla para aumentar la creatividad erótica.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+