El Triángulo de las Bermudas: mitos y verdades

CHYNO PRESENTA “ME PROVOCA”
2 Septiembre, 2018
Con globo gigante en bikini se burlan del alcalde de Londres
4 Septiembre, 2018
Mostrar todo

El Triángulo de las Bermudas: mitos y verdades

¿Cuándo surgió el enigma del triángulo de las Bermudas? ¿Qué pasó exactamente? ¿Cuál es la explicación racional? Respondemos a estas y otras preguntas.

 

El Triángulo de las Bermudas es una sección mítica del Océano Atlántico delimitada aproximadamente por Miami, Bermudas y Puerto Rico, donde docenas de barcos y aviones han desaparecido a lo largo del tiempo.

 

Circunstancias inexplicables rodean algunos de estos accidentes, incluido uno en el que los pilotos de un escuadrón de bombarderos de la Marina de Estados Unidos se desorientaban mientras volaban sobre el área; los aviones nunca fueron encontrados. Al parecer, otros barcos y aviones desaparecieron de la zona cuando hacía buen tiempo sin siquiera enviar mensajes de socorro por radio.

 

A pesar de que se han propuesto innumerables teorías fantasiosas/paranormales sobre el Triángulo de las Bermudas, ninguna de ellas prueba que estas desapariciones ocurran con mayor frecuencia en este sector que en otras zonas del océano. De hecho, muchas personas navegan por esta zona todos los días sin incidentes.

 

El Triángulo de las Bermudas, o Triángulo del Diablo, cubre aproximadamente una superficie de 1,1 millones de km² aproximadamente en el extremo sureste de la Florida.

 

Cuando Cristóbal Colón navegó por estos mares en su primer viaje al Nuevo Mundo, informó que una gran llama de fuego (probablemente un meteoro) se estrelló en el mar una noche y que una extraña luz apareció en la distancia unas semanas más tarde. También escribió sobre lecturas erráticas en la brújula.

 

Todo se dispararía a partir de 1964, cuando el escritor Vincent Gaddis acuñó la frase “Triángulo de las Bermudas” en un artículo de una revista: ocurrieron misteriosos accidentes adicionales en la zona, incluidos tres aviones de pasajeros que cayeron a pesar de haber enviado mensajes de que “todo está bien”.

 

Charles Berlitz, cuyo abuelo fundó las escuelas de idiomas Berlitz, avivó aún más la leyenda en 1974 con un sensacional best-seller sobre la leyenda. Desde entonces, decenas de escritores paranormales han culpado a la supuesta letalidad del triángulo a todos los argumentos imaginables, desde extraterrestres, la Atlántida, monstruos marinos, deformaciones temporales y campos de gravedad inversa, mientras que los científicos han señalado anomalías magnéticas, trombas marinas o enormes erupciones de gas metano de el fondo del océano como explicaciones. Sin embargo, con toda probabilidad, no hay una sola teoría que resuelva el misterio, sino un conjunto de varios factores.

 

¿Un triángulo?

El área conocida como Triángulo de las Bermudas no es un territorio registrado. No está delimitado en los mapas, pero se supone que se extiende desde Miami, Florida, a la isla de Bermuda y a San Juan en Puerto Rico, líneas que unidas conforman una especie de triángulo equilátero.

 

¿Qué es lo que hace tan llamativa esta zona?

Solo entre 1945 y 1965, hasta cinco aviones se estrellaron en la zona y 10 barcos se hundieron o desaparecieron entre 1800 y 1963. Lógicamente, teniendo en cuenta el tamaño de este enigma o mito, muchas menciones, sobre todo online, hacen referencia a listas mucho, mucho más largas de desapariciones.

 

El origen de mito

La misteriosa reputación del Triángulo de las Bermudas comenzó el 5 de diciembre de 1945, cuando el vuelo 19, un escuadrón de cinco bombarderos de torpedos de la Marina de Estados Unidos, desapareció en el aire durante un ejercicio de entrenamiento de rutina. Los aviones estaban completamente equipados y se habían revisado minuciosamente antes de partir de la Estación Aérea Naval de Fort Lauderdale en Florida. Lo que hizo que la desaparición fuese aún más misteriosa es que ocurrió en tiempos de paz, lo que hizo menos probable que fueran derribados.

 

El caso más famoso del Triángulo de las Bermudas

Antes de perder el contacto por radio frente a la costa del sur de Florida, se informó que el capitán de vuelo del vuelo 19 dijo: “Todo parece extraño, incluso el océano” y “estamos entrando en aguas blancas, nada parece normal”. Las aeronaves y los 14 tripulantes nunca fueron encontrados, a pesar de una larga investigación por parte del gobierno. De hecho, se envió un avión de búsqueda y rescate con 13 hombres a bordo para localizar los aviones desaparecidos, pero ese avión y sus pasajeros también desaparecieron inexplicablemente. Y así, la reputación ‘espeluznante’ del Triángulo de las Bermudas se solidificó.

 

Los avispados

Muchos se apresuraron a sacar provecho de la fiebre del Triángulo de las Bermudas. Se publicaron una gran cantidad de libros, muchos de los cuales se convirtieron en éxitos internacionales, y el más popular fue The Bermuda Triangle, de Charles Berlitz, publicado en 1974. Vendió 20 millones de copias en más de 30 idiomas, una hazaña extraordinaria para un trabajo que atribuyó las pérdidas de barcos y aviones a extraterrestres y supervivientes de la ciudad perdida de la Atlántida.

 

Desapariciones destacadas: Sulphur Queen

El Triángulo de las Bermudas es famoso por hacer desaparecer de todo, desde buques de carga hasta aviones. El misterioso cuerpo de agua está nublado con rumores de sospecha de actividades sobrenaturales. Durante el siglo pasado, el Triángulo de las Bermudas ha estado “tragándose” buques y se culpa de la pérdida de cientos de vidas. El SS Marine Sulphur Queen, un barco cisterna T2 convertido que transportaba azufre fundido junto con 39 tripulantes, desapareció cerca de la costa sur de Florida. La última noticia que se tuvo de él fue el 4 de febrero de 1963, cuando envió un mensaje de radio de rutina. Al no recibir más comunicaciones, enviaron equipos de búsqueda para localizarlo. Después de más de dos semanas de búsqueda, el equipo de rescate solo encontró algunos fragmentos de restos y salvavidas.

 

Explicación

La investigación ha indicado que un fallo de la brújula condenó al Vuelo 19, y las otras tragedias probablemente tengan explicaciones igualmente mundanas.

 

Teorías extrañas: Fenómenos paranormales

Muchas teorías extrañas han sido expuestas como intento de explicar las desapariciones de barcos y aviones. Secuestros de OVNIs, distorsiones del tiempo, portales que conducen a otras dimensiones, anomalías del campo magnético, fenómenos geofísicos y burbujas masivas de gas metano son los argumentos más destacados de los amantes de lo sobrenatural. Una teoría popular es también que la legendaria ciudad perdida de Atlantis descansa en el fondo del Triángulo de las Bermudas, y su avanzada tecnología interfiere con las embarcaciones cercanas.

 

¿Hay realmente algún misterio que explicar?

Un periodista llamado Larry Kusche se hizo exactamente esa pregunta, y llegó a una respuesta sorprendente: no hay ningún misterio sobre extrañas desapariciones en el Triángulo de las Bermudas. Kusche reexaminó exhaustivamente las “misteriosas desapariciones” y descubrió que la historia fue básicamente creada por errores, manipulación de misterios y, en algunos casos, pura invención: todo se transmitió como verdad verificada cuando era pura fantasía. Pocos se molestaron en hacer una investigación real y todos los documentos al respecto están inundados de teorías no científicas.

 

Sentido común

También es importante tener en cuenta que el área dentro del Triángulo de las Bermudas es muy transitada por cruceros y buques de carga; lógicamente, no solo por casualidad, más barcos se hundirán allí que en las áreas menos transitadas como el Pacífico Sur. A mayor número de barcos, mayor probabilidad de que el número de hundimientos también crezca.

 

Historias sensacionalistas

A pesar de que el Triángulo de las Bermudas ha sido desacreditado de forma definitiva desde (y durante) décadas, todavía aparece como un “misterio no resuelto” en muchos libros, principalmente por autores más interesados en una historia fabulosa que en los hechos. Al final, no hay necesidad de invocar portales de tiempo, la Atlántida, bases de OVNIs sumergidas, anomalías geomagnéticas, maremotos o cualquier otra cosa. El misterio del Triángulo de las Bermudas tiene una explicación mucho más simple: investigación descuidada y libros sensacionalistas y misteriosos.

 

La pura realidad

El Triángulo de las Bermudas es una falacia. Los aviones y los barcos no desaparecen en el espacio entre Puerto Rico, Florida y las Bermudas más de lo que lo hacen en cualquier otra parte del mundo; no hay ninguna significación estadística para la región en absoluto. A pesar de que existen muchos mecanismos naturales que pueden hundir barcos sobre los océanos, casi ninguno de ellos existe en dicha zona.

La ciencia señala que el fenómeno no existe

El divulgador científico australiano Karl Kruszelnicki señaló, por ejemplo, que el número de embarcaciones y aviones que desaparecen en la zona es el mismo que en cualquier otro lugar del mundo si vemos los porcentajes. Está cerca del ecuador y, por tanto, tiene mucho tráfico. Las estadísticas muestran que el área no es más peligrosa que cualquier otra región de los océanos del mundo.

 

¿Y los cuerpos de los desaparecidos?

Algunos de los pilotos que desaparecieron en esta zona eran propensos a cometer errores catastróficos, que incluyen perderse con frecuencia, beber mucho alcohol antes de volar e incluso irse sin el equipo de aviación adecuado a bordo.

Nunca se encontraron cuerpos y restos en la mayoría de los casos, pero esto no es sorprendente teniendo en cuenta que hablamos de un cuerpo enorme de agua e increíblemente profundo. Incluso hoy en día, los restos de aviones y barcos rara vez se encuentran a pesar de los avances masivos en la tecnología de reconocimiento y rastreo.

 

No hay nada místico en el Triángulo de las Bermudas

Esta combinación de tripulantes desaparecidos y desapariciones de aviones y barcos increíblemente bien publicitadas aseguró el nacimiento de una leyenda. A pesar del hecho de que desde hace tiempo se sabe que no hay nada místico o de otro mundo en el Triángulo, han surgido muchas hipótesis que intentan “explicar” estos desvanecimientos, y han variado desde lo científico hasta lo extravagante. Respecto a la teoría de las burbujas de metano que se elevan desde escondites congelados bajo el mar y que han estado tragándose barcos, a pesar de que esto es científicamente plausible, hay un problema de base: no hay reservas de metano debajo del Triángulo de las Bermudas.

 

Misterios resueltos

Uno por uno, los supuestos misterios del Triángulo de las Bermudas se han resuelto. El Connemara IV, por ejemplo, fue arrastrado al mar (sin su tripulación) durante un huracán y los dos Boeing KC-135 Stratotanker colisionaron y se estrellaron en el Atlántico. Respecto a los últimos momentos del vuelo 19, presumiblemente, el avión desembocó en el océano, donde las condiciones se habían deteriorado desde la salida de Fort Lauderdale. Un mar agitado se habría tragado a los pesados Grumman Avenger. La Armada de los EE. UU. abrió una investigación sobre los Avenger desaparecidos, así como del PBM-Mariner. Se sostuvo que esta última aeronave explotó en el aire, una hipótesis reforzada por el testimonio del capitán Shonna Stanley de los SS Gaines Mills que vio una bola de fuego en el cielo exactamente en el momento en que el avión de búsqueda desapareció.

 

En cuanto a los Avenger, se concluyó que el error humano y el mal funcionamiento de la brújula causaron la tragedia.

 

Inofensivo

La mejor prueba acerca de lo inofensivo que es el Triángulo de las Bermudas la posee la ciudad de Freeport, ubicada dentro del Triángulo. Freeport tiene un astillero importante y también un aeropuerto que maneja 50.000 vuelos anualmente y es visitado por más de un millón de turistas al año.

 

No está reconocido oficialmente

Como señaló la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), el Triángulo en sí no existe oficialmente. Aunque señalan que las “condiciones ambientales” podrían explicar muchas de las desapariciones, enfatizan que la “Junta de Nombres Geográficos de los Estados Unidos no reconoce el Triángulo de las Bermudas como un nombre oficial y no mantiene un archivo oficial sobre el área. No hay evidencia de que misteriosas desapariciones ocurran con mayor frecuencia en el Triángulo de las Bermudas que en cualquier otra zona grande y transitada del océano”, concluye NOAA. De hecho, ninguna organización científica acreditada considera que el Triángulo de las Bermudas sea algo genuino.

 

Nueva explicación: olas gigantes

Un equipo de investigadores ha tratado de plantear nuevas respuestas lógicas al enigma -que no es tal-, muchas de ellas relacionadas con la meteorología. Ahora, el oceanógrafo Simon Boxall, de la Universidad de Southampton (Inglaterra), ha revelado los resultados de su investigación en una serie documental británica sobre el Triángulo de las Bermudas. Según Boxall, las responsables son unas olas gigantes que pueden superar los 30 metros de altura. Unas olas que duran pocos minutos, pero capaces de hundir a gran velocidad buques y aviones, que desaparecerían sin dejar rastro. El área está sujeta a tormentas violentas e inesperadas y a cambios climáticos. Estas tormentas cortas pero intensas pueden acumularse y disiparse rápidamente, causando obvios problemas de navegación.

 

El Triángulo del Dragón

La versión japonesa del Triángulo de las Bermudas se llama Triángulo del Dragón o Mar del Diablo. También es notorio por desapariciones de barcos y aviones militares. Lo curioso es que esta región del océano también debe su popularidad al fantasioso libro superventas de Charles Berlitz de 1974. También es llamativo que no son los japoneses los que consideran que el Mar del Diablo sea más misterioso o peligroso que otras aguas costeras de Japón, sino los estadounidenses.