Por estas razones se incrementa la agresividad al beber alcohol

“River”: el nuevo videoclip de Eminem junto a Ed Sheeran
15 Febrero, 2018
Joven obsequia una inusual ”cosa de hombres” a su pareja
15 Febrero, 2018
Mostrar todo

Por estas razones se incrementa la agresividad al beber alcohol

Un equipo de la Universidad  de Gales del Sur (Australia) se pusieron a investigar el porqué del cambio agresivo que llegan a tener algunas personas al beber alcohol.

Estos científicos han realizado escáneres cerebrales mediante resonancia magnética para entender mejor a qué se debe este problema, y han encontrado una explicación a este fenómeno.

Los efectos negativos para la salud de beber alcohol son sobradamente conocidos. Al ingerir bebidas espirituosas, el etanol que contienen pasa a nuestro torrente sanguíneo y llega al cerebro, ralentizando su funcionamiento, y también interfiere en nuestro comportamiento. Normalmente nos sentimos desinhibidos, más tranquilos y relajados, aunque también hay personas que se vuelven más agresivas.

Según la mayoría de las teorías, la agresión relacionada con el alcohol se produce como consecuencia de cambios que suceden en la corteza prefrontal del cerebro. Sin embargo, no hay suficientes evidencias de neuroimágenes que lo corroboren.

Por eso, con el objetivo de comprobar si estas teorías son ciertas, el equipo reunió a un grupo de 50 hombres sanos, a los que se les administró una dosis baja de vodka o dos vasos de una bebida placebo sin alcohol.

 

Resultado de imagen para alcohol agresividad

Los investigadores realizaban a los sujetos una resonancia magnética, lo que les permitió ver qué áreas del cerebro se activaban al efectuar la tarea, así como observar las diferencias con las personas que no habían consumido alcohol.

Los resultados revelaron que la provocación no influía en las respuestas neuronales de los participantes. Sin embargo, al comportarse de forma agresiva, hubo una caída en la actividad en la corteza prefrontal de los que habían bebido alcohol, así como una amortiguación en las áreas del cerebro que participan en la recompensa.

Además, se observó una actividad elevada en el hipocampo, que es el área cerebral asociada a la memoria.

 

“Aunque hubo un efecto general de atenuación del alcohol en la corteza prefrontal, incluso con una dosis baja de alcohol observamos una relación positiva significativa entre la actividad dorsomedial y la actividad dorsolateral de la corteza prefrontal y la agresión relacionada con el alcohol”, explicó Thomas Denson, director de la investigación.

 

Globovisión.