Señales de tu cuerpo que indican que necesitas hacer ejercicio

Lucas Warren: el primer bebé Gerber con Síndrome de Down
8 Febrero, 2018
Los canales de Venecia se quedaron sin agua
8 Febrero, 2018
Mostrar todo

Señales de tu cuerpo que indican que necesitas hacer ejercicio

La inactividad física trae consigo una serie de posibles desencadenantes para el organismo, varios de los que en principio no se suelen relacionar directamente como producto de la falta de ejercicio. El cuerpo habla, cuenta, expresa en silencio diferentes necesidades del individuo. Y entre ellas, por ejemplo, advierte la falta de práctica de actividad física exponiendo determinados síntomas.

  1. Sistema Inmunológico débil: enfermarse con mayor frecuencia de lo normal es una de las primeras señales, y un aliado para evitar esto es el ejercicio regular. De acuerdo a un análisis de la Universidad de Harvard, esta modalidad de entrenamiento favorece a un sistema inmunológico saludable. “Promueve la buena circulación, lo que permite que las células y las sustancias del sistema inmune se muevan a través del cuerpo libremente y hagan su trabajo de manera eficiente”, apuntan desde la institución.
  2. Depresión y falta de ánimos: “El ejercicio aumenta la dopamina, las beta-endorfinas y el Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (BDNF), mejorando su estado de ánimo, memoria y productividad”, dijo Mentore al sitio Business Insider, sobre cuando la falta de ganas domina al sujeto. A colación, un reciente estudio reveló que tan solo una hora de ejercicio físico a la semana puede prevenir el desarrollo de la depresión en el futuro, independientemente del tipo y de la intensidad de la actividad.
  3. Respiración forzada: otra de las manifestaciones más comunes es la falta de aliento ante movimientos que normalmente no lo provocaban, o que no demandan un esfuerzo mayúsculo, como subir las escaleras. Esto es una señal de un sistema cardiovascular desacondicionado, explica el experto.
  4. Insomnio: el ejercicio promueve un descanso reparador, ya que ayuda a regular el ritmo circadiano, que a su vez sintoniza y controla los ciclos de sueño. No obstante, los especialistas no recomiendan la práctica en horas próximas al momento de acostarse. La razón es que la actividad física produce la liberación de cortisol -que dificulta conciliar el sueño-, incrementa las pulsaciones y activar el sistema nervioso generando una excitación y un cansancio lógico, que se reflejan más tarde en la relajación.
  5. Estreñimiento: la ejercitación estimula el funcionamiento intestinal, debido a que cuanto más se entrene, menos tiempo tardará la comida en atravesar el intestino grueso, lo que a su vez disminuye la cantidad de agua que el cuerpo absorbe de la materia fecal.

Información tomada de: Diario de Cuyo.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+